Y 90 días después…

13 09 2016

En un nuevo ecosistema digital como el que estamos viviendo en estos tiempos, saber cuál es el impacto de nuestras opiniones, comentarios y demás huestes pareciera no ser ninguna novedad. Sin embargo, para entender cómo nos vemos en el mundo digital les pedí ayuda, nada más y nada menos, que a mis admirados millenials. Sin preguntarles directamente, para evitar el típico conflicto con un Generación X (devenido en Y por mi profesión), sólo me tomé el trabajo de recopilar los datos de sus vidas como las vamos interpretando los que nos toca ser jefes o padres.

El título de este artículo representa lo que utilicé para revisar cómo funciona uno de los mejores índices de popularidad en redes sociales que tiene nuestra querida red de redes: el bien querido Klout. Para los que no saben de qué se trata, es una “página web” que recopila estadísticas de nuestras redes sociales (a las cuales les damos acceso) y genera un índice que se conoce como índice Klout. Este índice nos explica que tan “populares” somos, o mejor dicho son nuestras intervenciones en las redes sociales que cargamos en su sistema.

En 90 días me tomé el trabajo de documentar, 9 updates de timeline de Facebook, 9 shares en LinkedIn, 9 Twitts y 9 fotos en Instagram. Los resultados fueron sorprendentes y me dejaron en claro por qué tenemos que hacer caso a las nuevas generaciones. Pues ellos miden de forma instintiva lo que nosotros sacamos con números.

Según las charlas con padres y jefes de equipos jóvenes, Instagram es la red social preferida de los jóvenes. Twitter no les proporciona nada que les interese dentro de este ecosistema, LinkedIn es solo para buscar trabajo y Facebook “está molestando con updates de otros en mi perfil todo el tiempo”.

Instagram atrae por el sindicekloutemi-anonimato y la forma rápida de mostrar lo que quieren en el momento que quieren. Sin que nadie los “Taguee” o moleste o que les imponga un hashtag. Y al mismo tiempo les da más exposición o más popularidad.

Ésto último es difícil de comprobar en los papeles.

Bueno, esto frente a los resultados que obtuve es terriblemente coherente: frente a la misma cantidad de actualizaciones de mi parte, Instagram resulta ser la que mayor popularidad me da frente al resto. Siendo que Facebook en medio de este proceso tomó mi cumpleaños y un cambio de domicilio; y LinkedIn tomó mi cumpleaños y modificaciones en mi perfil (que son updates para LinkedIn), los índices van más a favor de esta sencilla red social que lo único que hace es permitirnos subir fotos y “retocarlas”.

A todo ésto mi índice Klout pasó de 45,59 a 49,28 puntos, o sea que mi cambio a nivel general no fue muy fuerte, pero si sabemos que fue movido por Instagram. Twitter es la red que menos movió mi popularidad en las redes sociales, con lo cual debemos inferir que el contenido que tenemos que generar para lograrlo debería ser muy voluminoso. Más si es en 180 caracteres.

Como conclusión, confiemos en nuestros millenials. Ellos serán los que expliquen los negocios del futuro, los que aprendan a vivir en el ambiente hostil de Internet y del mundo exterior. Con ese equilibrio que mantienen de forma increíble.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: